Noticias

12 de julio de 2017

Proceso de selección de un partner tecnológico

El proceso de selección de un partner tecnológico es una decisión que aparentemente no debiera suponer una gran dificultad, pero como veremos a continuación, no está exento de puntos críticos que en muchos casos dificultan la puesta en marcha de los proyectos tecnológicos.

Hemos podido constatar, que erróneas decisiones corporativas han truncado los proyectos en algunos casos, como por ejemplo organizaciones en la que la figura de CIO es inexistente y la función de este cargo es asumido por el propio director general o el personal técnico informático. En algunos casos, estos equipos informáticos se dedican a acometer proyectos sin previa formación y de tal envergadura, que acaban abocando el intento en un estrepitoso fracaso. Consecuentemente las organizaciones ocupan tiempo y recursos a temas ajenos a su actividad principal, lo que les supone un estancamiento y las correspondientes pérdidas económicas.

Otra práctica común es la contratación de consultorías especializadas en el sector en cuestión. Uno de los riesgos de este tipo de servicios, es la falta de control del proyecto y de la contratación de los servicios asociados, ya que normalmente se incluyen estas tres vertientes (consultoría, solución tecnológica e integrador).

Otro intento fallido son los casos en que un mismo proyecto ha pasado por diferentes manos y socios tecnológicos, que no han sido capaces de llevarlo a buen puerto. Para evitar el fiasco lo más sensato es contratar un partner especialista en tecnología, que sea capaz de acoplar las soluciones a las necesidades del proyecto, liderado por los responsables IT de la propia compañía.

Este proceso de elección debe estar avalado por un previo estudio, en el que se valoran diferentes aspectos en cada una de las etapas que relatamos a continuación:

  • Análisis de las necesidades de la compañía: estas necesidades suelen estar alineadas con las estrategias que se han trazado para alcanzar los objetivos de negocio. Para ello se debe tener en consideración el sector, la competencia, la posibilidad de crecer, además de las propias características del negocio, diferenciación y aportación de valor al mercado.

  • Prospección de las tecnologías que ofrece el mercado: la elección de la tecnología más adecuada puede resultar un proceso arduo y laborioso, por ello es fundamental alinear la estrategia TI y la estrategia de negocio, evitando la elección de soluciones estériles que no aporten ventajas significativas. Otro aspecto a tener en cuenta es que la tecnología evoluciona a pasos agigantados, de tal forma que en el momento que se empieza a implantar una nueva solución, está pronto empieza a estar desfasada, consecuencia directa de lo que se conoce como Ley de Moore. Por ello se recomienda tener una visión del proyecto a largo plazo y elegir tecnologías con largo recorrido y que se puedan evolucionar. A nivel de costes, estos se reducen considerablemente si se opta por la adquisición de tecnologías Open Source. Están altamente probadas y cuentan con el respaldo de toda una comunidad que se encarga de actualizarlas diariamente, evitando que queden obsoletas. Además la fácil integración con otros sistemas y el desarrollo de soluciones a medida, permiten la personalización, teniendo en cuenta las necesidades individuales de cada compañía.

  • Estudio de las tecnologías, fabricante y partners oficiales: en esta fase la compañía se reúne con los fabricantes o partner de las tecnologías previamente pre-seleccionadas, con el fin de valorar aspectos como funcionalidades y características de la tecnología, soporte, integración con los sistemas existentes de la propia compañía, referencias, casos de éxito, recursos técnicos, etc. La pre-selección debiera hacerse teniendo en cuenta, que existen proveedores en el mercado que se dedican al desarrollo de software, además de otras actividades. Los especialistas cuyo foco es único y exclusivo el desarrollo de soluciones TIC, garantizan sus conocimientos técnicos, por lo que es aconsejable ir de la mano de estos expertos.

  • Redacción del documento de requerimientos de software: este documento se acostumbra a confeccionar una vez se ha obtenido la información en las 3 etapas anteriores y se distribuye a los proveedores elegidos, que quieren trabajar en la oferta. Finalmente la oferta la ganará el proveedor que mejor se adapte a las especificaciones demandadas por la compañía. Un error muy común es dejar el proyecto en manos del partner que trabaja de forma más económica. Como en la mayoría de los casos, lo barato acaba siendo caro. Afortunadamente ingenieros y arquitectos software son actualmente profesionales cualificados y cotizados, por lo que si un proveedor ofrece un precio por debajo de la media del mercado, lo más acertado es desconfiar de la calidad y garantías ofrecidas.

Desde mimacom ponemos a tu disposición nuestro equipo de expertos en desarrollo de __soluciones de software __tecnológicamente sofisticadas, basadas en componentes de código abierto y JEE. Utilizamos las últimas tecnologías en desarrollo, lenguajes de programación, bases de datos y métodos de gestión de proyectos. Evaluamos continuamente nuevos productos open source y elegimos los mejores partners en cada momento.